Dignidad de socorrista

SEBAS

@SOSebastia

Tras unos días de descanso, retomamos las publicaciones en el blog, Sebastián Fuentes, nos hace llegar una reflexión sobre la situación de los refugiados en Lesbos y la actuación de algunos colegas de profesión. Gracias Sebas por poner palabras a los sentimientos de muchos socorristas.

socorrista.humanitario

Soy socorrista.

Trabajo en la playa. Trabajo en un ambiente que se parece poco a lo  que la gente entiende por “lugar de trabajo”. Para la inmensa mayoría la playa es un lugar donde relajarse, donde pasar las vacaciones, donde enamorarse,…, pero no es un “lugar de trabajo”. La consecuencia de esta circunstancia es que hay personas que no entienden el socorrismo como una profesión, sino como un trabajito de verano, un trabajito poco serio, en el que no se puede exigir profesionalidad y rigor. Como punto negativo añadido se suma el poco reconocimiento social derivado de el abandono institucional y político hacia la profesión que se ve reflejado en la falta de regulación del sector o regulación deficiente, depende de la comunidad.

Con estas premisas, nos encontramos con que ser socorrista se da de forma vocacional en algunas personas buenas, que se dejan la piel por esta hermosa profesión.

Es por eso que me siento orgulloso de ser socorrista estos días; porque estoy viendo a compañeros que salvan vidas sin esperar nada a cambio. No la vida de turistas ni veraneantes. La vida de supervivientes, de refugiados, en Lesbos. En una batalla perdida, restando dígitos a la incalculable cifra de vidas que se ha llevado el mar, nuestro mar. Ese mar que miramos cada día, en verano, mientras la gente disfruta de sus aguas, de su paz.

En una labor que sin duda será extenuante, física y mentalmente; un rescate es agotador. En Lesbos hacen decenas de rescates a diario. Y salvan cientos de vidas. Y seguro que esos compañeros y compañeras que están allí recuerdan esa vida que no salvaron, esa que se llevó el mar.

Sin ayuda institucional, sin recursos públicos, uniendo la bondad de mucha gente y transformándola en acto, a través de Proactiva Open Arms. Me gustaría estar allí, somos muchos los que querríamos estar allí, y por circunstancias personales, laborales, familiares, del tipo que sean no podemos hacerlo. Para esa gente que está en Lesbos va mi admiración y mi reconocimiento, por ayudar a quien más lo necesita, por dignificar la profesión de socorrista, gracias por hacerme sentir orgulloso de ser lo que soy, y poder aportar mi granito de arena a vuestra titánica labor, os animo a todos a hacerlo, ya sea con Proactiva Open Arms, Salvamento Marítimo Humanitario , con MDF, con Intermon Oxfam; hay situaciones que están por encima de nuestra cotidianidad, y esta es una de ellas.

Soy socorrista.

2 Thoughts on “Dignidad de socorrista

  1. Excelente y felicitaciones y muchas gracias ya estaba preocupado,por no recibir sus recomendaciones les escribo desde peru,donde colaboro como socorrista aconpañando a los visitantes de colegios,universidades,que vienen hacer una caminata de 6 horas,no veo lugar donde les podria mandar fotos,espero que uds me indiquen como hacerlo ok saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Post Navigation