10 consejos para disfrutar de una playa segura con niños

decalogo.seguridad.en.playas

 

Decálogo seguridad en playas.

Hace unos días hablábamos de la seguridad en el agua en personas mayores de sesenta años, hoy dedicamos nuestro decálogo a los papás, a la seguridad en playas para los niños.

Nuestros amigos de la Asociación Nacional de Seguridad Infantil, @Pekeseguro, siempre tan involucrados en los aspectos de seguridad de niños en cualquier circunstancia y cualquier lugar, han añadido a su página web un apartado dedicado a la seguridad en el medio acuático. Entre los temas que desarrollan encontramos normativa, leyes y un decálogo de seguridad en piscinas. Nos gustaría aportar nuestro pequeño grano de arena con este decálogo de seguridad en playas, pensado para proteger a los niños.

decalogo.seguridad.en.playa.niños.infografia

El primer y más importante de los consejos es: no le quites la vista de encima ni un momento, por supuesto no permitas que vaya solo.  La playa es un lugar lleno de atractivos para un niño, agua, olas, arena, otros niños, juguetes… miles de cosas pueden llamarle la atención, si se decide por el agua se meterá, persiguiendo una ola puede adentrarse en el mar sin tener conciencia de los peligros que supone. Un niño necesita muy poco tiempo y muy poca agua para ahogarse.

Frecuenta playas con servicio de socorrismo y sigue sus indicaciones, respeta las banderas. Nada más llegar a la playa localiza al SOS, dile a tu hijo donde está, explícale que está ahí para ayudarle, que puede pedirle ayuda en cualquier momento. Haz que conozcan y respeten la figura del socorrista

No dejes que entre solo al agua. Aprender a flotar y luego a nadar lo antes posible es una buena forma de prevenir accidentes (no la única). Si no sabe nadar chaleco salvavidas, cuidado con otro tipo de materiales, manguitos que se escurren, aros que no se ajustan, colchones que con las corrientes se adentran en el mar…

Protegeos del sol, la piel infantil es muy delicada, crema solar con factor de protección suficiente, evita las horas centrales del día, no te excedas en el tiempo de exposición. Pon una gorra o sombrero al niño, cúbrele con ropa fina y de colores claros. Los ojos y los labios son también zonas sensibles al sol, actúa en consecuencia: gafas de sol con protección UVA y protector labial.

Cuidado con las comidas copiosas, es mejor esperar un rato para bañarse, de hacerlo, haz que el niño entre despacio en el agua, que se acostumbre a la temperatura. Vigila también con el ejercicio intenso en las horas de más calor pueden sufrir un golpe de calor.  Los niños cuando se están divirtiendo olvidan beber, haz que ingiera agua con frecuencia para evitar la deshidratación.

Desgraciadamente vemos más lesiones medulares y contusiones de mayor y menor gravedad de lo que quisiéramos, no dejes que se tire de cabeza, ni que practique saltos peligrosos en la arena.

Jugar en la playa es divertido, tanto que los niños se despistan y pueden perderse entre bañistas, sombrillas… es muy fácil desubicarse, pide al socorrista pulseras identificativas, de no haberlas escribe tu teléfono sobre su piel o en una prenda de ropa que lleve puesta y dile donde lo tiene anotado. Si el niño puede entenderte dale referencias, aprenderá a orientarse.

Cuando te bañes con él, aunque seas un experimentado nadador, ten en cuenta que tu capacidad es menor que si nadas solo. Los socorristas tenemos entre nuestra lista de personas con riesgo de ahogamiento a los padres con niños. Si algo ocurriera no soltarás al niño, perderás libertad de movimiento. Tenlo en cuenta y no te expongas más de la cuenta.

El 1-1-2 debe ser un teléfono familiar para nuestros niños, tienen que saber que pueden llamar ante cualquier problema, si ven a alguien en dificultades en la playa que avisen al socorrista o a ti, para que llaméis al 1-1-2, ellos también pueden hacerlo si tienen un teléfono a disposición.

Y sobre todo, pasadlo bien. A los socorristas nos gusta la playa, adoramos el mar y nos encanta veros disfrutando del agua y del sol.

Visita también nuestro decálogo para no tan peques haciendo clic aquí

Post Navigation