Piscinas… más prevención

normas.basicas.higiene.piscinas

Normas higiénicas básicas en piscinas.

Con las altas temperaturas llega el momento de ir a disfrutar del agua a las piscinas tanto públicas como privadas.

Además de los riesgos de los que hablamos habitualmente, ahogamiento, lesiones por caídas, quemaduras solares… tenemos que pensar en algún otro del que no hablamos normalmente. Las enfermedades que pueden transmitirse a través del agua en piscinas, parques acuáticos, spa…

Aquellas piscinas que no tengan un régimen de limpieza y desinfección adecuadas suelen tener hongos, virus y bacterias que producen algunas enfermedades. También los compuestos químicos que se utilizan para esa desinfección pueden generar algún problema en determinados bañistas. Y por supuesto los contagios fuera del agua en vestuarios, duchas…

Vamos a ver los más frecuentes y la forma de prevenirlos:

Algunas de ellas, son enfermedades que se transmiten al tocar, respirar o tocar los gérmenes que se encuentran en piscinas contaminadas.  Hay que tener en cuenta que, aunque las aguas estén tratadas, el cloro no hace un efecto inmediato, es necesario un tiempo. Hay algún germen capaz de sobrevivir durante días en una piscina. Las heces son uno de los primeros contaminantes, por tanto, una de las primeras normas higiénicas es no meterse en la piscina si tienes diarrea, no cambiar los pañales al lado del agua y lavarse las manos con agua y jabón después de ir al baño.

Alguna de las infecciones más habituales contraída en una piscina son brotes de diarreas y vómitos debidas a la contaminación del agua por un “accidente”. Los niños son proclives a ellos, recuérdales ir al baño con frecuencia.

prevencion.piscinas
Atención también a los hongos y papilomas, son contagiosos, se propagan con mucha facilidad en el agua, pero también en duchas, vestuarios, borde de las piscinas… se pueden dar en todo el cuerpo pero es más frecuente en los pies. Por tanto una buena medida preventiva es utilizar calzado de plástico o goma, de uso personal. Secarse muy bien, especialmente entre los dedos, ingles, nalgas, axilas… todos aquellos lugares de mayor temperatura y que mantienen la humedad. Buena práctica también es no mantener el bañador húmedo sobre la piel, al salir del agua cámbiate por uno seco.

Si eres propenso a las infecciones en los oídos, cuidado con las otitis, pueden aparecer si el agua está en mal estado y son contagiosas. Utiliza tapones para nadar. Si tienes heridas abiertas es mejor que no te metas en la piscina.

Los ojos son también un punto débil en el medio acuático. La conjuntivitis es la irritación de la conjuntiva y puede ocurrir por contagio pero también por el cloro de las piscinas, es un caso muy común en verano, podemos evitarlo usando gafas. También se pueden producir quemaduras por exceso de cloro, si ocurriese lava con agua fría y acude a un centro sanitario.

El exceso de sol, además de quemaduras puede producir herpes labiales. Utiliza cremas labiales protectoras y no te excedas en el tiempo de exposición. Si te pones gorro en el agua evitarás la pediculosis, infestación por piojos, contrariamente a lo que se oye, los piojos son resistentes al agua.

Niños, embarazadas y personas con el sistema inmunitario débil tienen mayor riesgo de contraer estas enfermedades por contagio. Toma precauciones añadidas si es tu caso.

Recuerda: la piscina la compartimos todos, es cosa de todos protegernos. Dúchate siempre antes de entrar en el agua

 

 

 

 

 

2 Thoughts on “Piscinas… más prevención

  1. Pingback: Los consejos de los viernes de otoño - Emergències Setmil. Socorrismo

  2. Pingback: e*Consejo de tu socorrista: Prevención piscinas, Vidrio NO!! - Emergències Setmil. Socorrismo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Post Navigation