Sin cerebro y sin corazón… pero guardan el secreto de la inmortalidad.

Rate this post

picadura.de.medusa

Las picaduras de medusa… que hacer.

Las medusas… esos animalitos tan admirados por la espectacular belleza de alguna de sus especies y al mismo tiempo tan odiadas y temidas por lo doloroso de sus picadas. ¿Qué son?, pues, son animales marinos invertebrados con el cuerpo en forma de campana y varios tentáculos, dependiendo de la especie varía el número desde dos a cientos de ellos.

Viven en todos los mares y océanos del mundo, desde el más frío al más cálido y tanto en aguas superficiales como en aguas profundas según la especie. Tienen una vida corta, de unas horas a seis meses las más longevas. A pesar de sus “ataques” no es un depredador de seres humanos, cuando se sienten en peligro o al simple contacto liberan toxinas por sus tentáculos como una reacción natural. Esas células urticantes son llamadas cnidocistos y nematocistos. Cualquier contacto con ellas produce picaduras, incluso muertas, o algún fragmento que llega a la playa con las olas. Es importante no pisarlas, ni siquiera retirar los tentáculos con las manos en caso de picadura.

La mayoría de las picadas de medusa producen los mismos síntomas, eso sí, unas en intensidad mucho mayor que otras, tanta, que puede resultar de gravedad en algunos casos. Los más habituales son una marca en forma de latigazo en la piel que se inflama y enrojece, un intenso dolor y quemazón. Los síntomas pueden durar horas e incluso varios días. Pueden aparecer también calambres musculares, dolor de cabeza y en casos más graves dificultad respiratoria. A excepción de alguna especie concreta (carabela portuguesa), las medusas de nuestras costas no son excesivamente peligrosas. Bien es cierto que en algunos casos se produce una reacción alérgica al veneno que puede ser más grave o hacer que quien la sufre quede sensibilizado y responda con una reacción mayor si hay una nueva picadura. En ocasiones, son un grupo de medusas que viven juntas (floraciones) las que desprenden el tóxico en mayor cantidad lo que produce un mayor contacto al veneno y por tanto una reacción también mayor.

Evita acercarte a ellas cuando las veas en el mar, avisa al socorrista que a su vez advertirá al resto de bañistas e incluso cambiará bandera de ser necesario. Si entras en contacto con una de ellas el servicio de socorrismo te atenderá. Si no hay servicio de socorrismo sigue los siguientes consejos:

picadura.de.medusa.infografia

  1. Lava la zona con agua salada o suero fisiológico. El agua dulce reactiva el veneno.
  2. Elimina los restos de tentáculos con unas pinzas, nunca con las manos, porque se extendería la picadura a ellas también.
  3. No te rasques ni frotes con una toalla.
  4. No eches arena en la herida.
  5. Aplica frío. Hielo pero no directamente sobre la piel, además de que podrías causar una quemadura, recuerda que es agua dulce y reactiva el tóxico.
  6. En la farmacia podrán ayudarte con una crema analgésica.
  7. Si en unas horas no desaparecen los síntomas, debes acudir a un centro médico

Hay costumbres de “la abuela” como el amoniaco de la orina o la arena restregada sobre la herida que no nos van a ayudar en nada, mas bien al contrario.

A pesar de todo, también tienen sus cosas buenas, son alimento para algunas especies marinas como las tortugas. Algunas de ellas se utilizan en investigación, por ejemplo para producir proteínas luminiscentes que después se utilizan para observar el comportamiento de determinadas células , también se usan en la industria farmacéutica y cosmética y se consumen como alimento en Asia. Son además un buen abono.

Una de sus especies es inmortal (Turritopsis nutricola), se regenera una y otra vez hasta el infinito, los científicos la estudian para encontrar la fuente de la eterna juventud… si la encontramos… bien merecerán la pena algunas picaduras, ¿no te parece?

7 Thoughts on “Sin cerebro y sin corazón… pero guardan el secreto de la inmortalidad.

  1. Excelente post, que me deja con ganas de que llegue el tiempo de playita…

  2. Pingback: Algas... ¡qué asco! - Emergencies Setmil. Socorrismo Acuático

  3. Pingback: ¿Y si el mar me arrastra? - Emergencies Setmil. Socorrismo Acuático

  4. Pingback: Los consejos de los viernes de primavera 6 - Emergències Setmil. Socorrismo

  5. Pingback: ¿La has visto?, ¿dónde?, ¿cuando?, ¿cómo es?... - Emergències Setmil. Socorrismo

  6. Pingback: Iniciamos campañas de prevención en playas de Palma - Emergències Setmil. Socorrismo

  7. Pingback: Carabela portuguesa... ¿qué hago? - Emergències Setmil. Socorrismo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Post Navigation