Los consejos de los viernes

nomofobia

Consejos de tu socorrista para prevenir la nomofobia

Miedo a estar sin móvil, la nomofobia así llamada por la conjunción inglesa de “no mobile phone phobia”, esa sensación angustiosa que tenemos muchos de nosotros cuando olvidamos el teléfono en casa, estamos sin batería o no tenemos cobertura. Esa dependencia del móvil, la necesidad de estar conectados permanentemente puede llegar a ser una adicción.

Los adolescentes y jóvenes son los grupos de edad más afectados por esta adicción pero no son los únicos, al parecer un porcentaje mayor al sesenta por ciento de los usuarios de telefonía móvil la sufre. Teniendo en cuenta que un alto porcentaje de la población tiene móvil  somos muchos los expuestos a los efectos del exceso de uso. Los síntomas son fácilmente reconocibles, el hecho de estar desconectados por cualquier motivo genera inquietud, ansiedad, taquicardia, agresividad, dificultad para concentrarnos e incluso malestar general, dolor de cabeza y dolor de estómago. Según el nivel de dependencia de cada uno los síntomas serán más o menos acusados.

Lo cierto es que utilizamos el móvil en cualquier momento y en cualquier situación, revisamos la pantalla de nuestro dispositivo sin necesidad y permitimos que interrumpa actividades durante las que no deberíamos usarlo, poniendo en riesgo nuestra vida si lo utilizamos conduciendo por ejemplo. Cuantas reuniones de amigos o familiares hemos compartido en las que los teléfonos tienen el protagonismo. Haz una pequeña prueba y cuenta la cantidad de veces que revisas la pantalla de tu móvil diariamente, descubrirás que son muchas más de las que creías.

nomofobia.infografia

Solo en alguno de los casos es necesaria intervención profesional, para la mayoría prevenir esta dependencia es cuestión de sentido común y un poco de autocontrol. Lo más importante es graduar el tiempo que pasamos con el móvil, para ello aquí os dejamos unos consejos para reducirlo.

1.- Apaga el móvil durante la noche y no lo utilices en la mesa

2.- Pon el teléfono en silencio mientras conduces, cuando estás hablando con otras personas, en el cine, teatro…

3.- Practica tus aficiones sin el móvil al lado y déjalo en casa mientras sales a dar una vuelta

Especial atención a los niños y adolescentes, un buen ejemplo será lo mejor. Evita utilizar tu teléfono cuando no sea oportuno, en comidas o reuniones familiares. Haz que apague su dispositivo de noche y explícale que ha de disfrutar la vida real y no a través de la pantalla del móvil. Podéis hacer “competiciones” a ver quien consigue estar más tiempo sin mirarlo… es prioritario prevenir el abuso del móvil en adolescentes y niños para evitar que la nomofobia se convierta en un problema de salud.

Si no consigues reducirlo o los síntomas son muy acusados busca ayuda profesional, un psicólogo puede ayudarte a solucionar el problema.

Recuerda: El móvil está a tu servicio, no tú al suyo

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Post Navigation