Enfrentándose a la duda, a los miedos… al estrés

El estrés del socorrista

 

El estrés del socorrista.

Hoy nuestro SOS se encuentra en una playa cualquiera, en temporada alta. Lleva ya 6 horas trabajando. Se encuentra en este momento en la torre de vigilancia. Hace una media hora ha cambiado de posición, ha estado haciendo vigilancia caminando por la playa. No parece haber nada anormal, muchos bañistas dada la fecha…

Esto es lo que vemos desde fuera, pero habría que añadir varios factores… las horas de trabajo suelen ser 7 diarias, de no haber ninguna emergencia es un trabajo “aburrido”, pensad en una persona que está mirando durante horas lo que ocurre delante de él, que suele ser siempre lo mismo, niños jugando, bañistas nadando, familias, grupos de amigos… fácil de entender un estado de “relajación” o cierto “despiste”, muchas horas en las que no hay por qué preocuparse, hay que pensar también en la temperatura ambiente que suele ser alta.

Quizá la percepción ha empezado a cambiar un poco… nuestro protagonista puede ser una persona cansada, acalorada, un tanto aburrida

De pronto, algo sucede, detecta un problema… en muy poco tiempo tiene que identificar la situación, aparece el estrés, la adrenalina aumenta en sangre, inmediatamente debe actuar… llegan las dudas, la falta de confianza, habré identificado bien, qué material necesito, tengo que dar aviso, …la de cosas que pasan por la cabeza¡¡¡

En playas con un equipo suficiente de socorristas el primer paso es comunicar a Central el problema y desde allí, el coordinador toma el control e inicia el protocolo, reorganizando los efectivos y distribuyendo a cada uno de ellos la función a realizar. Eso hace descender el nivel de nerviosismo.

Vamos ahora a seguir los pasos de nuestro socorrista, que ya ha entrado en el agua y está acercándose a la víctima, no la pierde de vista en todo el recorrido y va analizando y valorando la situación conforme se acerca, dependiendo de los medios de la playa y la situación del mismo llegará más o menos cansado. Si el bañista se encuentra en un estado de “nervios” puede generarnos otra situación complicada, tenderá a agarrarse a su salvador en ocasiones impidiendo sus movimientos. Se puede producir otro momento de angustia importante. El SOS habrá tenido que recordar la forma de abordar a la víctima para que eso no suceda.

Dependiendo del estado del accidentado, la urgencia por llegar a la orilla será mayor o menor. Advertir a los compañeros del estado del bañista nos ayudará a contar con los medios precisos una vez extraído del agua.

En unos minutos nuestro protagonista tiene que hacer un esfuerzo físico importante, un análisis de la emergencia, tomar decisiones bajo presión, recordar los protocolos… la precipitación, el cansancio, el alto nivel de nerviosismo, pueden hacer que olvidemos alguna de las acciones protocolizadas a seguir.

Una vez en la orilla habrá que aplicar los primeros auxilios necesarios, en ocasiones de importancia, como la reanimación cardiopulmonar. La sensación de tener una vida en las manos aumenta el nivel de estrés considerablemente. De nuevo tenemos que recordar el protocolo a seguir.

Acabada la intervención y, a pesar, de que repetimos a nuestros SOS que la muerte o la vida no son el éxito o fracaso de una reanimación, si el resultado ha sido fatal nuestro socorrista se enfrenta a otra situación de angustia que le costará más o menos superar dependiendo de muchos factores.

Habréis observado que repetidamente hablamos de recordar y de protocolos… el único modo de reducir la angustia y alto nivel de estrés es tener una buena formación teórica y haber repetido esta situación en multitud de ocasiones, visualmente, en simulacros, en prácticas… hasta casi automatizar una serie de procesos, esa seguridad nos permitirá controlar las situaciones de estrés y actuar de forma racional sin dejarnos llevar por el instinto del momento.

Para acabar, os dejo un artículo muy ilustrativo de un piloto especialista en incendios forestales que habla de la gestión del error y de la toma de decisiones en situaciones de máximo estrés.

Gestión del error vía Juan Carlos Gómez Verdugo

Yo estoy absolutamente de acuerdo con él… ¿y tú?

5 Thoughts on “Enfrentándose a la duda, a los miedos… al estrés

  1. Interesante . Aprendo algo con cada sito web todos los días. Siempre es estimulante poder leer el contenido de otros bloggers. Me gustaría usar algo de tu blog en mi blog, naturalmente dejare un enlace , si me lo permites. Gracias por compartir.

    • Emergències Setmil on 24 Diciembre, 2013 at 12:24 said:

      Gracias por tus comentarios. Por supuesto puedes enlazarnos desde tu blog, al que voy a dar un vistazo inmediatamente.
      Saludos y Felices Fiestas

  2. Pingback: Los consejos de los viernes de otoño IV - Emergencies Setmil. Socorrismo Acuático

  3. Pingback: Calentando motores: ofertas de trabajo para socorristas - Emergències Setmil. Socorrismo

  4. Pingback: Hablemos de riesgos - Emergències Setmil. Socorrismo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation