Los consejos de los viernes

deporte.con.calor

Consejos de tu socorrista: deporte con calor sí pero… ¡cuidado!

Hemos hablado del deporte en varias ocasiones, siempre os recomendamos su práctica, genera muchísimos beneficios como sabéis, nos proporciona una mayor calidad de vida, mejora la autoestima, nos ayuda con el estrés, dormimos mejor, nos mantenemos en el peso correcto… todo ventajas, pero en esta fecha y con los días de calor que se aproximan hay que tomar precauciones añadidas.

Siempre es importante adaptar la actividad física a tu estado, edad, capacidades, enfermedades previas… cuando aprieta el calor hay que tener en cuenta algún factor más. No pretendemos que dejes de practicarlo en verano, pero sí que añadas ciertas precauciones: la temperatura ambiente, el grado de humedad, radiaciones solares… recuerda que a alta temperatura y un elevado porcentaje de humedad no evaporas agua a través del sudor, el cuerpo no se refrigera. Un alto índice de radiación directo o reflejado por el agua o la arena también aumenta la temperatura de nuestro cuerpo. Hacer esfuerzos en esas condiciones nos pone en riesgo de un golpe de calor, es peligroso, ocurre cuando no somos capaces de controlar la temperatura interna de nuestro cuerpo y pueden llegar a poner en riesgo la vida en los casos más graves.

Para evitarlo debes, en primer lugar, escuchar a tu cuerpo, si tienes calambres musculares, estás fatigado o mareado tienes que parar la actividad, hidratarte inmediatamente, refréscate y ponte a la sombra. Para evitar que suceda, sigue estos consejos básicos:

1.- Evita las horas de mayor calor, elige primera hora de la mañana o las horas de la tarde cuando el sol ha bajado y la temperatura es más fresca.

2.- No hagas deporte después de una comida copiosa. Hidrátate continuamente, antes, durante y después de la práctica de deporte. Agua y bebidas isotónicas.

3.- Viste de forma adecuada, ropa de colores claros, ligera y transpirable. Ponte una gorra y crema solar para protegerte del sol 

deporte.con.calor.infografia

Los niños y personas mayores son mucho más sensibles al calor, su capacidad para controlar la temperatura es menor. Especial cuidado con ellos. También con aquellos que tengan alguna enfermedad previa o que tomen determinadas medicaciones que no aconsejan esfuerzos físicos excesivos. Por supuesto una alimentación correcta y un buen descanso serán una buena base para rendir mejor y evitar males mayores.

Disfruta del deporte con calor también, tu cuerpo te lo agradecerá, pero ponle un poco de sentido común.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Post Navigation