El peligro de los peces ponzoñosos en el Mediterráneo

Imagen de peces ponzoñosos

Asistencia de los socorristas para evitar males mayores.

 Una de las razones de la vigilancia en las playas del litoral mediterráneo, además de las ya conocidas de prevención, vigilancia y salvamento del servicio de socorrismo, es también el  riesgo nada despreciable de toparnos con una de las especies de peces ponzoñosos que pueblan sus aguas y que pueden hacer necesaria la asistencia del socorrista para evitar males mayores. Es frecuente pasear por la arena de la playa, trepar sobre rocas o bañarse en aguas de arena suave sin ser conscientes de la proximidad de un pez de esas características hasta pincharnos con sus espinas.

Cuando hablamos de peces ponzoñosos hacemos referencia a aquellos que segregan sustancias tóxicas que pueden ocasionar enfermedades por contacto o mordedura, en contraposición a los venenosos, que necesitan ser ingeridos para producirlas. Entre las especies piscícolas que forman parte de la fauna natural del Mediterráneo y que tienen la consideración de ponzoñosas citaremos en primer lugar el grupo de los denominados peces araña (salvariegos, escorpiones, víboras, fanecas o arañas blancas), dotados de espinas venenosas en la aleta dorsal y en los opérculos cuya toxicidad permanece activa incluso unas horas después de la muerte del pez. Los accidentes provocados por estas especies se producen típicamente al pisarlos o manipularlos, tras lo cual aparece intenso dolor local seguido de un cuadro febril con vómitos, náuseas, sequedad de boca e incluso, en casos extremos, gangrena de la extremidad afectada o una insuficiencia respiratoria que puede llegar a ser fatal. Como tratamiento de urgencia, debe limpiarse bien la herida y aplicar calor local, evacuando rápidamente al accidentado a un centro sanitario.

 Un numeroso grupo de peces ponzoñosos lo constituyen los escorpénidos, de los cuales son especies bien conocidas la gallineta, el cabracho y la escórpora, con glándulas venenosas en sus aletas dorsal, pélvica y anal. No obstante, los síntomas alcanzan menor envergadura, limitándose a dolor moderado en la extremidad y náuseas y vómitos de poca persistencia. La asistencia inmediata que debe prestarse coincide con los peces araña, si bien en este caso no hay necesidad de evacuación, resultando conveniente aplicar antisépticos por el elevado riesgo de infección de las heridas.

 Las rayas tienen dos representantes en el Mediterráneo, la montellina y la raya murciélago, que por su ubicación en fondos arenosos, destacan como causantes de lesiones por desgarro o herida punzante en los pies, debido a la presencia de un aguijón en la base de su cola. Da lugar a un fuerte dolor que puede prolongarse 2 días, con notable peligro de que la herida edematice y se infecte, y no siendo infrecuente que vaya acompañado de náuseas, vómitos, bajada de tensión y arritmias.

 Si bien no se trata de peces dotados de glándulas venenosas, la morena, el congrio y la pintarroja son habituales causantes de mordeduras cuyas heridas se infectan con facilidad y requieren asistencia por parte del socorrista.

 A la hora de actuar en un accidente con un pez ponzoñoso, lo prioritario es identificar el pez causante, tarea para la que resulta clave la zona corporal lesionada y el perfil de la herida. Ha de limpiarse a conciencia la herida con suero salino, evitando siempre los torniquetes.

 Para la aplicación de calor sumergiremos durante una hora la extremidad afectada en agua a unos 45 ºC, y tratándose de tronco o cara se utilizarán apósitos con agua caliente. Apoyaremos esta actuación con la aplicación de analgésico o, en casos de dolor hiperagudo, una infiltración de anestésico local. Es importante mantener el miembro en reposo y algo elevado así como remitir al usuario afectado al servicio médico para la aplicación de la medicación adecuada así como para cumplir el protocolo de vacunación antitetánica.

 En un país con abundantes costas, los accidentes marinos son inevitables y frecuentes, justificando una estrecha vigilancia para alcanzar la mayor seguridad de los bañistas, a lo que las costas mediterráneas no son ajenas.

3 Thoughts on “El peligro de los peces ponzoñosos en el Mediterráneo

  1. Pingback: ¿Eres una de las 10 víctimas potenciales de ahogamiento? - Emergencies Setmil. Socorrismo Acuático

  2. Pingback: Entre bromas y veras... en el botiquín del socorrista... - Emergencies Setmil. Socorrismo Acuático

  3. Pingback: Seguridad Naútica: pesca en kayak, equipación personal de seguridad - Emergències Setmil. Socorrismo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation