¡Al agua SOS!

Imagen socorrista emergencies setmil

 

¡Qué importante es empezar bien!

Socorrista entrando en el agua para efectuar un rescate.

Una vez valorada la situación y decidida la intervención que vamos a hacer es importante una buena entrada en el agua que será:

  • Rápida (queremos llegar lo antes posible a la víctima)
  • Segura (tanto para el accidentado como para el propio sos)
  • Controlada (siguiendo protocolos previstos, evitar o dominar los imprevistos)

Los socorristas utilizamos diferentes técnicas para entrar en el agua dependiendo de los siguientes factores:

  • Estado del accidentado que siempre es la referencia principal. Ese estado nos indicará si debemos o no llevar material.
  • Circunstancias del entorno: Altura a la que está el socorrista, distancia hasta la superficie del agua…
  • Condiciones del agua: Temperatura, profundidad, claridad, turbulencias…
  • Circunstancias en las que está el socorrista: si dispone o no de material de salvamento, equipo, aletas o material de buceo…

Es muy importante, en la medida de lo posible no perder nunca el contacto visual con la víctima y, por si ocurre, tomar referencias que faciliten su localización.

Teniendo en cuenta todas las variables, utilizamos una u otra técnica de entrada en el agua. Las más habituales son las siguientes:

Salto del socorrista (paso de gigante): Se lanza de pie desde el borde de una piscina o desde una embarcación. Efectúa un salto hacia adelante lo más largo posible y al impacto con el agua se propulsa con brazos y piernas con el fin de no hundir la cabeza, de ese modo evitamos perder contacto visual con el accidentado, puede realizarse con o sin material de rescate.

Zambullida rápida: Esta técnica permite entrar deslizándose sobre el agua, evitando sumergirse, es más rápida que la técnica anterior, puede realizarse en carrera, con lo que se gana tiempo. El socorrista conoce la profundidad del lugar por donde entra.

Salto de protección: Salto de pie. Utilizado cuando estamos a una altura considerable. Este salto se realiza con el cuerpo extendido y los brazos pegados o flexionados, una mano en el hombro y la otra protegiendo la nariz. Nos proporciona profundidad muy rápidamente.

Salto del delfín: Entrada en el mar cuando las olas son pequeñas y de poca fuerza. Saltamos por encima de las olas imitando el movimiento de un delfín, es rápido y efectivo. Si por el contrario las olas son grandes y rompen con mucha fuerza trataremos de hacer que la ola rompa por encima de nosotros.

En agujero: Salto de manos, todo el cuerpo entra por el agujero que hacen las manos que son la primera parte que entra en contacto con el agua. La barbilla está pegada al torax. Se consigue profundidad y distancia pero se pierde el contacto visual con la víctima

En carpa: Manos y pies entran al mismo tiempo en el agua, como en el salto anterior también perdemos el contacto visual.

Todas estas técnicas y otras que hoy no hemos detallado nos sirven para llegar a la víctima lo antes y mejor posible para iniciar el rescate, pero eso ya es tema de próximo post…

2 Thoughts on “¡Al agua SOS!

  1. Pingback: Enfrentándose a la duda, a los miedos... al estrés - Emergencies Setmil. Socorrismo Acuático

  2. Pingback: De lo mojado a lo seco... ¿colaboramos? - Emergencies Setmil. Socorrismo Acuático

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation