Ya sé llamar al 1-1-2… y ahora qué?

ya.se.llamar.al.1-1-2

Ya sé llamar al 1-1-2… y ahora qué?

Hemos hablado en multitud de ocasiones de la importancia de que nuestros niños aprendan desde muy pequeños a llamar al 1-1-2, hemos visto campañas que nos ayudan con ideas para enseñarles esa combinación de números. Es más sencillo para ellos recordar los números separados, uno-uno-dos que ciento doce, Segurbaby nos ofrece una sencilla regla mnemotécnica para los más pequeños:  1 nariz, 1 boca y 2 ojos.

1-1-2

Muchos de nosotros hemos oído llamadas grabadas en servicios de emergencias donde los peques se expresaban con una asombrosa claridad y eso permitía que se llegase a tiempo a resolver el problema. Pero no siempre es así, es comprensible que el estado de nervios del infante le bloquee o que no entienda porque debe contestar a tantas preguntas, cuando solo puede pensar…

que venga alguien a ayudarme!!

Si nos tomamos el tiempo de explicarles el funcionamiento de una central del 1-1-2 y lo importante de que tengan claras algunas respuestas que deben dar al operador que se las solicite, ganaremos un tiempo precioso. Dile a tu hijo, alumno, hermano, vecinito… que cuando llame tiene que explicar muy bien lo que está sucediendo, una persona enferma, fuego, un accidente…, así nos enviarán a bomberos, policía, médico, ambulancia o el recurso que sea necesario.

Una de las cosas que primero enseñamos a los peques es su dirección y teléfono. Utiliza ese recurso para que cuando le pregunten donde está le sea sencillo indicar la dirección que tantas veces le hemos hecho repetir. No es complicado hacerle entender que cuanto antes y más claramente puedas decir donde está el problema, antes llegará la ayuda. Haz que aprenda también cualquier indicación que facilite la identificación del  edificio (el bloque más alto de la calle, una casa con jardín, un edificio de color anaranjado…)

image

Cuéntale que a partir de ese momento ya se han puesto en marcha los servicios de emergencia y ya están en camino pero que tiene que contestar a algunas preguntas más para que los profesionales que vienen puedan preparar lo que necesitarán para atender el problema. Ya puede estar más tranquilo, la persona con la que habla no le dejará solo, le acompañará y hará más preguntas, cuantas personas, que les ocurre, si hay sangre, si se mueven, si respiran… quizá también le de alguna indicación sencilla de lo que puede hacer para colaborar. Abrir la puerta cuando se lo pida el operador, encerrar al perro, hacer preguntas a los afectados si pueden responderlas… El operador valorará dependiendo de la edad y de si el pequeño tiene algún conocimiento de primeros auxilios si es capaz de ejecutar alguna instrucción añadida, ponerle en posición de seguridad, tranquilizar a las víctimas…

Repítele que el operador que le atiende no le dejará solo en ningún momento y que esperará su regreso al teléfono si le pide que vaya a hacer algo, que no cuelgue hasta que le digan desde central que puede hacerlo.

Podemos incluso hacer pequeños “simulacros” en casa, será divertido vernos en distintos papeles, hoy eres la víctima y mañana eres el héroe, el que ha llamado al 1-1-2 y ha alertado a emergencias, resolviendo un problema, incluso salvando una vida.

 

 

One Thought on “Ya sé llamar al 1-1-2… y ahora qué?

  1. Pingback: Los consejos de los viernes - Emergències Setmil. Socorrismo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation